Lo Que Creemos

Declaración de Fe

La declaración de fe de RBC se regustra de la siguiente manera y se apoya bíblicamente como se indicó.  Haga clic en las pestañas a continación para leer nuestras creencias sobre ese tema en particuluar.

Lea la declaración de fe en ingles aquí

LA BIBLIA

Creemos que la Biblia es la Palabra de Dios. Creemos que los 66 libros canónicos del Antiguo y Nuevo Testamento fueron inspirados por Dios. Dios Espíritu Santo se movió en y através de los autores humanos para seleccionar las palabras exactas y producir un texto completo, a la vez preservando el estilo individual de cada autor humano (2 Timoteo 3:16-17; 2 Pedro 1:16-21).

Creemos que la Biblia es la revelación completa de Dios y que los códigos originales fueron libres de error. La Biblia es enteramente verdadera, exacta y fidedigna, y es la autoridad suprema y final en todo asunto del cual habla, aun sea ético, moral, de conducta, doctrinal, histórico, geográfico o científico. (Hebreos 4:12).

Creemos que se lega a un entendimiento exacto de la Biblia através de un proceso interpretativo literal, histórico, gramático y contextual. (2 Timoteo 3:16-17; 1 Corintios 2:1-13).

LA TRINIDAD

Creemos en un solo Dios, creador y sustentador de todas las cosas, existiendo eternamente en tres personas distintas, Padre, Hijo y Espíritu Santo. Cada uno es igual en cada cualidad divina y ejecuta distintas y a la vez funciones armoniosas (Mateo 28:19; Juan 1:1, 14, 18; 2 Corintios 13:14; Efesios 4:4-6).

DIOS PADRE

Creemos en Dios Padre, un Espíritu personal, infinito, perfecto en santidad, sabiduría, poder y amor.

En toda su propia esencia  (Génesis 1:1; Juan 4:24; 1 Chrónicas 29:10-13),Dios existe por si mismo, es eterno e inmutable (Jeremías 23:24; Salmos 90:2; Salmos 119:137).Dios es todo poderoso y de todo conocimiento y Su sabiduría perfecta se extiende a todas las cosas pasadas, presentes y futuras (Salmos 147:5; Isaías 46:9,10; Hebreos 4:13).

Aunque Dios detesta la maldad, El es paciente y compasivo hacia la gente pecadora (Salmos 116:5; Efesios 2:4-7), El se interesa por los asuntos de los hombres, El escucha y contesta oraciones, y El salva del pecado y del Infierno a todo aquel que viene a El através de Jesús Cristo (Romanos 5:8-11; Juan 3:16).

JESUCRISTO

Creemos que Jesús Cristo es la encarnación del Hijo eterno de Dios.

Dios Hijo tiene precisamente la misma naturaleza, atributos y perfecciones como Dios Padre y Dios Espíritu Santo. Creemos que El no solo es Dios perfecto, sino hombre perfecto (Juan 3:16; Juan 10:30; 1 Juan 5:20).

Creemos que Jesús Cristo es una persona con dos naturalezas completas, inseparables, sin embargo completamente distintas—una humana y una divina. Jesús como un hombre fue concebido por el Espíritu Santo y nacido de la Virgen María. Jesús Cristo experimento tentación genuina mas no pecó (Lucas 1:31, 35; Lucas 2:6-7; Marcos 1:13).

Creemos que Jesús Cristo resucitó de la muerte en el mismo cuerpo, sin embargo cuerpo glorificado, en el cual El había vivido y muerto. Al ascender, El fue recibido por Su Padre como la garantía máxima de que Su trabajo redentor fue consumado (Mateo 28:6-7; Lucas 24:37-39; Hechos 1:9). El está al presente sentado a la mano derecha de Dios el Padre, donde El está intercediendo por los Suyos. (Romanos 8:34; Hebreos 7:25; 1 Juan 2:1).

ESPIRITU SANTO

Creemos en el Espíritu Santo y que El es una persona distinta. El convence al mundo de pecado, de justicia y de juicio. Su ministerio glorifica a Jessucristo e implementa la obra salvadora de Cristo  (Hechos 5:3,4; Juan 16: 8-10).

Creemos que el Espíritu Santo regenera (Tito 3), bautiza (1 Corintios 12:13), sela (Efesios 1:13), y habita (1 Corintios 6:19)en todo creyente, asegurándolo en Cristo para siempre, y dándole poder para vivir y servir piadosamente. Los dones espirituales son dados soberanamente a todo creyente para el bien de la Iglesia. Ningún don es prueba del bautismo o llenura del Espiritu Santo. Tampoco provee la abilidad de reveler con autoridad verdades que no han sido reveladas en las Sagradas Escrituras (1 Corintios 12:7, 11).

La evidencia del ministerio del Espíritu Santo es demostrada através del fruto del Espíritu que resulta en la edificación del cuerpo a una semejanza a Cristo (Tito 3:5; 1 Corintios 12:7; Gálatas 5:22-24; Efesios 4:12-16). La vida en el Espíritu incluye dificultades y no garantiza salud física, riqueza material o confirmación de señales milagrosas. Los dones que sirven de señal fueron dados para el propósito específico de autentificar a los apóstoles como reveladores de Su verdad divina, y nunca fueron intencionados para ser característica de todos los creyentes (1 Corintios 12:4-11; 13:8-10; 2 Corintios 12:12; Efesios 4:7-12; Hebreos 2:1-4).

HUMANIDAD

Creemos que Dios creó directamente al primer hombre y la primera mujer, Adán y Eva (Mateo 19:4),a Su imagen y libres de pecado. Dios creó a los seres humanos para ser inmortales, racionales y moralmente responsables. A la humanidad se le ha dado el propósito de glorificar a Dios, disfrutar de Su comunión y completar Su voluntad aquí en la tierra (Génesis 1:26-31; 2:7).

Creemos que Adán pecó, y como resultado, toda la humanidad es pecadora por naturaleza y por elección, y está muerta espiritualmente en su relación con Dios. A causa del pecado arraigado en lo más profundo de su ser, el hombre es totalmente incapaz de reconciliarse con Dios aparte de la gracia divina (Génesis 3; Romanos 5:12-21; 3:21-26; Efesios 2:1-10).

Creemos que toda la gente está en necesidad de un Salvador, y que solamente El puede resolver su condición de muerte espiritual. Creemos que aquellos que se arrepienten del pecado y confían en el Señor Jesucristo como su Salvador son regenerados por el Espíritu Santo y reconciliados con Dios. Creemos que una fe genuina debe,ser claramente visible a través de una vida de obediencia a la Palabra, una vida justa, buenas obras y preocupación  por las condiciones sociales de la gente (Juan 14:1-6; Hechos 26:20; Romanos 1:16-17; 2 Corintios 5:17-21; Tito 3:3-7; Santiago 2:14-26).

Creemos que una manera de vivir justa incluye la obediencia al establecimiento del matrimonio por Dios (Génesis 2:24, 25; Mateo 19:4, 5); como una relación en convenio de por vida entre un varón y una mujer (Romanos 7:2).  

Creemos que el matrimonio es el único contexto permitido para una expresión sexual íntima y es el fundamento para la familia humana (1 Corintios 7:1-9). 

Creemos en el carácter sagrado de la vida humana (Jeremías 1:5; Salmos 139:13-15la cual tiene valor a la vista de Dios desde el principio en la concepción, hasta la muerte, cuando nuestro espíritu vuelva a Dios quien nos la dió (Salmos 51:5).

SALVACION

Creemos que la salvación es provista enteramente por la gracia de Dios y recibida através de fe en el Señor Jesús Cristo (Juan 3:16; Efesios 2:8-9).

Creemos que Dios Padre, por Su amor y gracia, estuvo en Cristo reconciliando al mundo a Sí mismo al dar a Su único Hijo sin pecado, como un sacrificio de substitucion por la humanidad pecadora. En la muerte de Jesús Cristo en la cruz, el pago completo fue hecho por los pecados del mundo y la justicia perfecta de Dios fue satisfecha (Romanos 3:21-26; 2 Corintios 5:21; Colosenses 1:19-20; Hebreos 10:12-14; 1 Juan 2:1-2).

Creemos que la salvación personal es recibida através de la fe en la persona y la obra redentora de Jesús Cristo solamente, aparte de cualquier merito, obra o ritual humano. Por fe, Dios justifica, regenera, redime, perdona y da vida eterna. La fidelidad de Dios garantiza la seguridad eterna para todo creyente verdadero  (Juan 6:47; Juan 10:27-30; Romanos 8:1; 1 Juan 5:13).

IGLESIA

Creemos en la Iglesia Universal, el cuerpo espiritual de Cristo del cual El es la cabeza. Creemos que la Iglesia comenzó en el Día de Pentecostés y es compuesta de todas las personas quienes através de la fe salvadora de Jesús Cristo han sido regenerados por el Espíritu Santo (Mateo 16:18; Hechos 2; Romanos 12:4-5; 1 Corintios 12:13-27; Colosenses 1:18).

Creemos que la Iglesia Universal es expresada en las Iglesias Locales en las cuales los miembros han sido bautizados por inmersión através de confesión sincera de fe y se han asociado para alabanza, instrucción, evangelismo y servicio. Cada creyente tiene acceso igual a Dios y la responsabilidad de ofrecer sacrificios espirituales, incluyendo a si mismo, alabanza, y posesiones  (Mateo 28:19; Romanos 12:1; 1 Corintios 1:2; 1 Pedro 2:5).

Creemos que hay dos ordenanzas para la Iglesia local: el bautismo del creyente por inmersión y la Cena del Señor (Mateo 28:19; Hechos19:3-5; 1 Corintios 11:23-26).

Creemos que la Cena del Señor es un memorial de la muerte de Jesús Cristo. Los elementos de la Cena del Señor son símbolos. No hay presencia real de Cristo en elos, ni se recibe gracia através de la participación (1 Corintios 11:23-32).

Creemos en la autonomía de la Iglesia local, al reconocer el valor de cooperación e interdependencia. El liderazgo de la Iglesia es responsable y obligado a responder primero a Jesús Cristo el Pastor Principal, después a la congregación, sus siervos, vigilando en amor y humildad. Creemos que solamente varones bíblicamente calificados pueden servir en la posición de pastor o anciano (Romanos 15:25-27, 1 Timoteo 3:1-7; Tito 1:5-9; 1 Pedro 5:1-4).

SEPARACION DE IGLESIA Y ESTADO

Creemos que Dios en su sabiduría ha ordenado un gobierno humano. Dios usa el gobierno como un instrumento para promover el bien y castigar la maldad entre los gobernados. La Iglesia es el instrumento de Dios para proclamar el evangelio de Jesús Cristo al mundo, lamando a la gente a salvación, expresado através de una vida de fe y servicio. La Iglesia y el Estado son servidos mejor cuando los ciudadanos son libres por fe para rendir a Cesar las cosas que son de Cesar, y a Dios, las cosas que son de Dios” (Mateo 22:15-22; Romanos13:1-7).

ULTIMAS COSAS

Creemos que el destino eterno de cada persona es selado para siempre por la aceptación o rechazo, en su vida, de Jesús Cristo y Su obra en al cruz. Los creyentes experimentarán la eternidad en la presencia de Dios en el Cielo. Los no creyentes estarán en el Infierno, un lugar de sufrimiento y pérdida, eternamente separados de la presencia de Dios (Lucas 16:19-31; Juan 3:16; Juan 14:1-3; Mateo 10:28).

Creemos en el regreso personal de Jesús Cristo en el aire por Su Iglesia, y en la venida pre­milenial de Jesús Cristo a la tierra con Sus santos para establecer Su reino en la tierra. Después de esto, Cristo establecerá Su reino eterno, donde los creyentes vivirán con El para siempre (1 Tesalonicenses 4:13-18; Apocalipsis 19:11-21; 20:1-10; 21:1-5).